Historia


 

Don Rafael Salafia (1.900-1962) llega a la Argentina en 1.914, acompañado de su padre y un hermano, provenientes de Granmichele, Sicilia, Italia. Luego de un tiempo en Buenos Aires,  se radicaron en San Rafael, donde todo estaba por hacerse.

Era el menor de siete hermanos varones. Al emigrar,  su familia se partió en dos, ya que quedaron en Italia su madre y los otros cinco hermanos. Dos de ellos vinieron a la Argentina poco tiempo después, pero inmediatamente regresaron, debido al comienzo de la 1ra guerra mundial. Todas estas vicisitudes impidieron la  reunificación de la familia.
Don Rafael trabajó de jornalero, luego de contratista para finalmente poder adquirir una pequeña finca en el distrito de Las Paredes (a 1,5 km de la actual bodega).

En 1.937, ya casado con Doña Margarita Greco, con quien tuvo 7 hijos, adquirió la propiedad de 10 hectáreas, donde hoy funciona la bodega, implantándola de viñedos. Ese mismo año construyó la actual casona.

En 1.945 construyó el primer cuerpo de la actual bodega, con una capacidad de vasija de aproximadamente 400.000 litros. La actividad industrial se limitaba a la elaboración y comercialización de vinos a granel. Aunque siempre soñó con elaborar espumantes, siguiendo las técnicas francesas de la época, siendo un seguidor y admirador de la región de la Champaña y de la zona de Murville.

Su  temprana muerte en 1.962, le impidió lograr este sueño, que luego concretarían sus nietos.

 

La empresa familiar siguió en manos de sus hijos Pedro y Domingo. En esta etapa adquirieron fincas en la zona de Cuadro Bombal y comenzaron a fraccionar vinos en damajuanas en 1.967, logrando posicionar la marca “Salafia” en el mercado.

En la década del  70 ampliaron la capacidad de la bodega y adquirieron propiedades en Maipú – Mendoza,  que quedaron finalmente para Domingo, siguiendo Pedro con los emprendimientos de San Rafael.

En los 80, Pedro siguió ampliando la bodega y los viñedos, haciendo incluso una fuerte reconversión de viñedos, hacia variedades finas (Cabernet, Malbec, Chardonnay, Chenin Blanc, etc.)

En los 90, ya con la empresa a cargo de la 3ra generación, se dejó de comercializar vinos en damajuanas, se desarrolló el mercado de vino varietales embotellados y se comenzó a elaborar espumantes, por el sistema Charmat, materializando el sueño de Don Rafael, de allí la elección de la marca Murville, como la principal de los espumantes.

En la actualidad, la empresa  está a cargo de un nieto de Don Rafael y su familia, habiendo ampliado sucesivamente la fábrica de espumantes, como así también la bodega e incorporado moderna tecnología de elaboración y embotellado. 

También en la actualidad se están implantando nuevos viñedos, orientados especialmente a la producción de espumantes y se ha seguido innovando e incorporando nuevos productos, como los jugos de uva gasificados.

 

1

Uvas de calidad

Dan lugar a vinos excepcionales.
Conocé nuestro catálogo de Vinos

Facebook

Visita nuestra Fan page y
enterate de las últimas novedades.

Turismo & Gastronomía

Descubri la magia del mundo del vino.
Visita nuestra bodega y restó.